QUE NO TE DEN GATO POR LIEBRE

lineal_lupa

Las irregularidades en materia de Consumo, por fraude en la clasificación de los aceites y por deficiencias en los etiquetados, es una cuestión a la que todo consumidor se enfrenta a la hora de realizar la compra.

Muchos han sido los esfuerzos de administraciones y asociaciones de usuarios para controlar que la calidad de los aceites envasados corresponde realmente con la información que nos aporta la etiqueta.

Desde Almenara no tenemos la “barita mágica” que te permita diferenciar un aceite de oliva virgen extra de otro inferior, pero si podemos daros ciertos consejos para que podáis elegir qué tipo de aceite comprar.

Será interesante recordar que la reglamentación clasifica al aceite de oliva virgen en tres categorías: aceite de oliva virgen extra, aceite de oliva virgen y aceite de oliva lampante. Les suceden los “no vírgenes” como el aceite de oliva refinado, el aceite de oliva, el aceite de orujo de oliva crudo y el aceite de orujo de oliva.

El Aceite de Oliva Virgen Extra presenta una acidez inferior al 0’8 %, se considera el mejor aceite y se obtiene a partir de aceitunas sanas en su punto óptimo de maduración, que se recogen y se procesan rápidamente para obtener el preciado oro verde.

El segundo en la clasificación, el aceite de oliva virgen, es un aceite de gran calidad pero inferior al primero, su acidez no sobrepasa el 1%. Ambos pueden incluir en la etiqueta del envase la connotación virgen, ya que no se ha realizado ningún tipo de mezcla como ocurre con el aceite de oliva a secas, un aceite que contiene la mezcla de un aceite refinado y un aceite de oliva virgen en una proporción de 80/90% y 20/10% respectivamente.

Hoy en día a estos aceites refinados, mezclados con pequeñas cantidades de aceite virgen, se les denomina “aceite de oliva suave” y “aceite de oliva intenso” según el porcentaje de mezcla. Lo que puede llevar a confusión por parte de los consumidores.

Bien, ya sabemos que la denominación es muy importante para saber que el aceite que consumimos no es una mezcla, y que los grados nos permiten diferenciar entre un “virgen extra” y un “virgen”. De esta manera tenemos más datos para una buena elección.

Por otro lado, la elección de aceites que dispongan de algún sello o denominación de calidad nos evitaran dudas, como el sello QV EXTRA del que disponen nuestros aceites Almenara, que les certifica como aceites que cumplen requisitos de calidad mucho más exigentes que la norma, mantienen todas las propiedades de un virgen extra no sólo en el momento de su envasado, sino hasta la fecha de consumo preferente.

También es importante que os fijéis, sobre todo en hostelería, que los envases disponen de tapones irrellenables que cumplan con la normativa, para evitar sospechas sobre la calidad del producto.

Bueno de esta manera queremos preveniros que “no es oro líquido todo lo que reluce” y ayudaros a que no os den “gato por liebre”.

Nos vemos en el próximo post.

Compartir en:Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+
Tags: , ,
0